Primer Festival Mahler en Amsterdam. Con motivo del 25 aniversario de Willem Mengelberg (1871-1951) en el Orquesta Real Concertgebouw de Ámsterdam (RCO).

“El día que jubilemos a Willem Mengelberg, un rayo de sol del festival iluminará una tumba en las afueras de Viena y una lápida simple y brillante enviará sus saludos de regreso a Holanda: A saludo de Gustav Mahler a sus herederos ”-  Viena, 1919 -  Gertrude Forstel (1880-1950)

1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920. Libro de programa, Ámsterdam, la Países Bajos. Traducción del holandés: “Royal Concertgebouw, Amsterdam, Mahler Feest (Fest, Festival) desde el 6 de mayo hasta el 21 de mayo de 1920. Con motivo del 25 aniversario de Willem Mengelberg (1871-1951) como director de la Orquesta Real Concertgebouw (RCO / KCO)".

1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920. Programa en alemán.

01-05-1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920. Anuncio en la revista De Kunst.

Pertinente

Programa 1920

Todos los conciertos del Orquesta Real Concertgebouw (RCO / KCO)conductor Willem Mengelberg (1871-1951) en el objeto Royal Concertgebouw.

Solistas

No solistas

Orquesta

Conductor

1920 invitados especiales, presente

1920 Invitados especiales, invitación, no presentes

1920 ¿Sin invitación?

Manuscrito

Adicionales

  • Primer Festival Mahler de la historia.
  • En 11-1919 se enviaron invitaciones.
  • Desde principios de la primavera de 1920 aparecieron anuncios en todos los principales periódicos y revistas europeos.
  • La venta de entradas comenzó el 16-12-1919. En 01-1920 ya se vendieron 600 paspartúes. Altos precios. 30-40 florines. Después de la protesta en Het Volk de Paul F. Sanders se agregaron cuatro ensayos generales abiertos al público. Llamado 'Conciertos populares'.
  • 150 invitados extranjeros. Desde la llegada hasta la salida, todo fue organizado por huésped hasta el más mínimo detalle (recepción en el Estación de tren de Amsterdam, equipaje, registros (algunos en hoteles y otros en domicilios particulares). Allí se encontraban las entradas para los conciertos y el libro de programación. Ver La propia Alma Mahler en los Países Bajos (1912, 1920 y 1938). Bienvenidos a los ensayos.
  • Ensayos hasta las 11 de la noche. Algunas partes Willem Mengelberg (1871-1951) jugado seis veces.
  • Durante todo el festival hubo un busto de Mahler (realizado por Georgine Schwartze (1854-1935)) rodeado de flores frente a la caja del director.
  • “Festival Internacional de Música de Cámara durante el Festival de Mahler” en la pequeña sala que consta de 5 conciertos. Organizado por Alexander Schmuller (1880-1933).
  • Conferencias en la pequeña sala del Dr. AH de Hartog, Alfredo Casella (1883-1947)Guido Adler (1855-1941)Richard Specht (1870-1932)Paul Stefan (1879-1943) y Felix Salten. 30-04-1920, 07-05-1920 y 14-05-1920.
  • “Readingmuseum” en Arti et Amicitiae.
  • El festival terminó con la Sinfonía No. 8. No se interpretó la Sinfonía No. 9. En ese momento, la Sinfonía n. ° 9 todavía se consideraba la canción del cisne de Mahler (los bocetos de la Sinfonía n. ° 10 incompleta no se publicaron hasta 1923), y se tocó en el aniversario de la muerte de Mahler, el 15 de mayo de 05, con la sincera solicitud de que el público no su aplauso al final del concierto en memoria del compositor.
  • hora de inicio de los conciertos 7.30 h.
  • Posteriormente, el Festival se caracterizó como "Conferencia de Paz de Amsterdam" porque los participantes de tantos países diferentes se encontraron en un sentimiento universal compartido.
  • La prensa extranjera: 'Gustav Mahler's Bayreuth'.
  • 07-06-1920 Ámsterdam: Paseo en barco por el Zuiderzee ofrecido por Willem Mengelberg (1871-1951) y Mathilde Mengelberg-Wubbe (1875-1943) a los miembros de la Orquesta Real Concertgebouw (RCO / KCO) y los miembros del personal administrativo de la Royal ConcertgebouwZuiderzee es visitado por Gustav Mahler en 1906.

27-04-1920. Telegrama de Richard Specht (1870-1932), reclamando los gastos de su viaje al Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920. "De lo contrario, el viaje no es posible".

01-05-1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920. Vista previa en la revista De Kunst (las artes).

01-05-1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920. Anuncio en la revista De Kunst.

1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920. Passe-partouts, serie.

1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920. Passe-partouts, ticket, número de fila y asiento.

1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920Alma Mahler (1879-1964) y Anna Justine Mahler (Gucki) (1904-1988) se quedó en la casa de la viuda de Hendrik Jan de Marez Oyens (1843-1911). Museumplein no 6 (6-8). Demolizado. Ahora la ubicación del Museo Van Gogh. Foto 1963.

24-04-1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920. Libro conmemorativo. Siete libros enormes con muchas contribuciones personales están encuadernados por CJ Mensing en Bussum en el marruecos levantino (un fino tipo de cuero de cabra de Marruecos). En el reverso de 6 libros verdes están los primeros 13 compases de la Sinfonía núm. 3 como característica de la persona Mengelberg: “Kraftig und entschiedend”. El libro 7 es marrón y contiene las contribuciones de los artistas visuales. En el reverso hay sellos de oro, que Mensing corta en cobre. Los siete libros están almacenados y un armario, fabricado por NV Meubelfabriek contra H. Le Cointre and Co. de La Haya.

24-04-1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920. Willem Mengelberg (1871-1951). Gedenkboek. Libro conmemorativo. 1895-1920. Edición comercial. Editor Martinus Nijhoff (1920), La Haya. Credo: “MN Alles Komt Teregt”. 5 contribuciones francesas y 50 alemanas.

24-04-1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920Willem Mengelberg (1871-1951). Gedenkboek. Libro conmemorativo. 1895-1920. Edición comercial. Editor Martinus Nijhoff (1920), La Haya. Willem Mengelberg (1871-1951) por Jan Toorop (1858-1928).

24-04-1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920Willem Mengelberg (1871-1951). Gedenkboek. Libro conmemorativo. 1895-1920. Edición comercial. Editor Martinus Nijhoff (1920), La Haya.

  1. Colaboradores solo en los casetes originales: Ant. Averkamp, ​​EL Bainton, Waldemar von Baussnern, H. Becker, Hendrik (Han Henri) de Booy (1867-1964), GEI Brucken Fock, Lion Cachet, Carlo Clausetti, GB Crommelin, E. Dooseman-Vigeveno, Franz Drdla, Mej. Joh. Dusault, Fred van Eeden, JC van Epen, PN van Eyck, Le Fauconnier, Max Fiedler, Ed. Gerdes, JC Gijsberti Hodenpijl van Hodenpijl, AP Haan-Manifarges, Louis Hartz, Siegmund Hausegger, HJ Haverman, E. Bysterus Heemskerk, G. Henkes, Sir George Henschel, Mej. Myra Hess, Isaac Israels, Maria Ivogun, L. Jessurun de Mesquita, Ludwig Kainer, W. Kleefeld, Erich Wolfgang Korngold (1897-1957), H. Kroller-Muller, R. von Kuhlmann, Otto Lanz, Chris Lebeau, Lilli Lehmann (1848-1929), JHW ​​Leliman, Otto Lies, Otto Lohse (1858-1925), Nicolas Manskopf, Sra. MC de Marez-Oyens-Reynvaan, Justizrat H. Mengelberg, Herman Moerkerk, Pierre Monteux, Anita Moor, DB Nanninga, Walter Niemann, Arthur Nikisch (1855-1922), Cornelie van Oosterzee, Jos M. Orelio, MW Petri, Catharina van Rennes, FJ Roeske, Landon Ronald, Engelbert Rontgen, Anton van Rooy (1870-1932), Lene Schneider-Kainer, Johan Schoonderbeek, Franz Schreker (1878-1934), Georg Schumann, Georgine Schwartze (1854-1935), Alexander Siloti, Jan Sluyters, Leopold Stokowsky, Ewald Straesser, Hermann Suter, Christiaan Timmner, Vincenzo Tommasini, MW vd Valk, ABH Verheij, Tjipke Visser, Mej. E. Vissering, Bruno Walter (1876-1962), Georg A. Walter, Mej. Cornelie van Zanten, JAH Zuylen van Nijvelt, Bernard Zweers (1854-1924).
  2. Colaboradores en la edición comercial: Reina Guillermina (firma 21-11-1919), Reina consorte Emma (firma), Príncipe Enrique de los Países Bajos (1876-1934) (firma), AM Abell (Nueva York, 12-1919), Guido Adler (1855-1941) (Viena, 01-1920), Eugen d'Albert (1864-1932) (Lugano, Navidad de 1919), Willem Andriessen, Peter van Anrooy (Scheveningen, 11-1919), Nicola d'Atri (Roma, 11-1919), Harold Bauer (Nueva York, 12-1919), Marius Bauer (dibujo), HP Berlage (dibujo), JG Beukers (poema), Jo Beukers-van Ogtrop (1865-1948), PJ Blok (Leiden, 11-1919), F.Bobeldijk (dibujo), Arthur Bodanzky (1877-1939) (Nueva York, 01-1920), De Bohemers (Het Boheems Strijkkwartet, The Bohemian String Quartet (Praga, 08-01-1920), Charles Ernest Henri Boissevain (1868-1940), Betsy Bonger, Jan Boon (dibujo), S. Bottenheim (estadísticas, Amsterdam, 07-1919), A. Bredius (carta del alcalde de Leiden a Jan Pietersz Sweeling, 06-1616), Alfred Breslauer (dibujo), Adolf Busch ( Berlín, 10-1919), Caecilien-Verein (Frankfurt, 01-1920), Alfombra Lucien, Alfredo Casella (1883-1947) (Roma, 11-1919), P. Cort van der Linden, Louis Couperus (La Haya, 09-1919), Paul XII Cronheim (introducción), Julia Culp (Amsterdam, 12-1919), J.Th.J. Cuypers (dibujo), PJH Cuypers (dibujo), Frank Damrosch (Nueva York), Walter Johannes Damrosch (1862-1950) (Nueva York, 01-1920), Sra. Emma Claude Debussy (en la foto 12-1919), Jan Dekker, CC Delprat (Amsterdam, 01-1920), Thom Denys, Alphons Diepenbrock (1862-1921) (Ámsterdam, 01-1920), Cornelis Dopper (1870-1939) (Ámsterdam, 10-1919), Jan Dudok van Heel (1867-1930)Paul Abraham Dukas (1865-1935) (París), MI Duparc, Ilona Durigo (composición), Edward Elgar (1857-1934) (composición, 20-11-1919), B. Essers (dibujo), JH Fekkes (dibujo), A. Fentener van Vlissingen (La Haya, 11-1919), Carl Flesch (Berlín, 11-1919), D. Fock (La Haya 10-1919), Dirk Fock Jr. (Nueva York), Andrea Fockema, Gertrude Forstel (1880-1950) (Viena, 1919), Frankfurter Museums Gesellschaft (Fráncfort del Meno, 01-1920), Hendrik Freijer (1876-1955)Ossip Gabrilowitsch (1878-1936) (Detroit, 1920), Jan van Gilse (composición, Utrecht, 01-1920), AM Gorter (dibujo), HD van Goudoever (composición), Percy Grainger (Nueva York, 12-1919), Nina Grieg (carta de Edvard Grieg (1843-1907), Troldhaugen, 10-07-1898), Willem de Haan (composición, Darmstadt), AH Hartog (Amsterdam), Th. Heemskerk (10-1919), Sra. Marie Heller, HJ den Hertog (Amsterdam, 04-1920), D. van Houten (La Haya, 1920), Wouter Hutschenruyter (Rotterdam, 10-1919), Vincent d'Indy (1851-1931) (composición), L.Jacobson (Rotterdam, 1920), Dirk Herbert Joosten (1840-1930) (Ámsterdam, 11-1919), Max Kalbeck (1850-1921)(Salzburgo, 12-1919), HA Karnebeek (12-1919), Ludwig Karpath (1866-1936) (Viena, 12-1919), Hans Kindler (Filadelfia, 01-1920), AB Kleerekoper (Amsterdam, 01-1920), W. Kloos (12-1919), WA Konijnenburg (dibujo, 1920), D. Kouwenaar (Amsterdam , 1920), Fritz Kreisler (1875-1962) (Nueva York, 01-1920), Leonid Kreutzer (1884-1953) (Amsterdam, 11-1919), W. Kromhout Czn. (dibujo), J. Kronig, R. Kruger (Amsterdam), K. Kuiper, Frederic Lamond (Londres, 10-1919), W. Landowska (08-11-1919), Peider Lansel (poema, 11-1919), A. van der Leeuw (poema), WF van Leeuwen, Marix Loevensohn (Amsterdam), HA Lorentz (conferencia sobre Stronhal), J. Loudon (París), Alex C. Mackenzie (composición), Alma Mahler (1879-1964) (Viena, 12-1919), Joan Manen (Madrid, 1920), Gerrit Hendrik de Marez Oyens (1811-1883) (Ámsterdam, 12-1919), Hendrik Jan de Marez Oyens (1843-1911), (Noordwijk-aan-Zee, 09-1919), WG de Marez Oyens (La Haya, 10-1919), W. Martin (La Haya, 09-1919), A. Mendelssohn-Bartholdy (Wurzburg, 10-1920) , Rudolf Mengelberg (1892-1959) (Ámsterdam, 11-1919), Johannes Messchaert (1857-1922) (composición, Zúrich, 17-12-1919), Carl Julius Rudolf Moll (1861-1945) (foto 1909-1911 Casa Carl Moll II Viena - Wollergasse No. 10 con firma), Emanuel Moor (dibujo, 1918), Jan Musch, Otto Neitzel (Colonia, 26-11-1919), Elly Ney-van Hoogstraten, Hugo Nolthenius (Laren, 09-1919), Aaltje Noordewier-Reddingius (1868-1949) (Hilversum, 12-1919), Sigrid Onegin (Munich, 12-1919), C. van Oort (Amsterdam, 11-1919), J. Oppenheim (La Haya, 01-1920), Emil Orlik (1870-1932) (dibujo, 1919), JAN Patijn (Hoog-Soeren, 09-1919), Josef Pembauer (Leipzig, 10-1919), Editores de música Peters (Leipzig, composición de Max Reger), Gabriel Pierne (1863-1937) (París, 10-1919), LJ Plemp van Duiveland, Giacomo Puccini (1858-1924) (Milán, 11-1919), Willem Pijper (1894-1947) (01-1920), ED Pijzel, Sergei Rachmaninoff (1873-1943) (composición), Richard van Rees (1853-1939) (Amsterdam, 10-1919), Elsa Reger (Jena, 02-1920), Ms. Meta Reidel (Amsterdam), S. de Rhemen van Remenshuyzen, Top van Rhijn-Naeff (poema), BWF van Riemsdijk (dibujo), Antonie Roell (1864-1940) (Haarlem, 11-1919), Herman Roelvink, JAA Roger-Ducasse (composición, 12-1919), RN Roland Holst (dibujo), M. Romer (poema, Fuchshof, 10-1919), Julius Rontgen (1855-1932) (Ámsterdam, 09-1919), Agatha Roos-Goldschmidt, Justine (Ernestine) Rose-Mahler (1868-1938) y Arnold Josef Rose (1863-1946) (solo de violín de Lied 5: Der Trunkene im Fruhling), Wi. Royaards (Amsterdam, 1920), E. Comte de San Martino (Roma, 11-1919), A. de Savorin Lohman (La Haya, 12-1919), ERD Schaap (dibujo), Wera Schapira (Hamburgo, 02-1920) , Lodewijk Schelfhout (dibujo), Max von Schillings (1868-1933) (composición, Berlín, 1919), Alexander Schmuller (1880-1933) (caligrafía), Arthur Schnabel (Charlottenburg, 10-1919), Arthur Schnitzler (1862-1931) (Viena, 10-1919), Arnold Schoenberg (1874-1951) (Vienna-Modling, 11-1919), J. Six, C. Snouck Hurgronje (composición para laúd), Richard Specht (1870-1932) (Viena, Año Nuevo 1920), Charles Villiers Stanford (10-1919), Paul Stefan (1879-1943) (Viena, Paul Stephan), H. Stips, Richard Strauss (1864-1949) (composición, Viena, 05-1920), JWC Tellegen (Amsterdam, 12-1919), Alexander Thurn und Taxis (La Haya, 12-1919), Felix Timmermans, Jan Toorop (dos dibujos), Charles Tournemire, Jacques Urlus (Noordwijk -aan-Zee, 10-1919), Maurits Uyldert (poema), Eduard Verkade, Floris Verster (dibujo), Albert Verwey (poema, Noordwijk-aan-Zee, 09-1919), J.Th. de Visser, W. Vogelsang, P. Vooys (poema), Joh. Wagenaar (composición), Felix von Weingartner (1863-1942) (composición, Viena, 12-1919), FM Wibaut (08-11-1919), Ch.M. Widor (12-1919), Ricardo Zandonai (Sacco, Trentino, 11-1919), P. Zeeman (Amsterdam), Louis Zimmermann (Amsterdam, 11-1919), R. Zingg (Luzern, 11-1919).

1920. 24-04-1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920Willem Mengelberg (1871-1951). Gedenkboek. Libro conmemorativo. Edición comercial. Contribución de Carl Julius Rudolf Moll (1861-1945). “Hier wohnte Gustav Mahler in den Jahren 1907-8-9-10”, “Meister Willem Mengelberg. Zur erinnerung. Carl Moll. 1909-1911 Casa Carl Moll II Viena - Wollergasse No. 10.

24-04-1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920Willem Mengelberg (1871-1951). Gedenkboek. Libro conmemorativo. Edición comercial. Contribución de Alma Mahler (1879-1964) (Viena, diciembre de 1919).

24-04-1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920Willem Mengelberg (1871-1951). Gedenkboek. Libro conmemorativo. Edición comercial. Contribución de Gertrude Forstel (1880-1950). (Viena, 1919). “Un jubileo de Willem Mengelberg no es solo un día festivo en Holanda. Un día en el que se celebra a Willem Mengelberg es un día de regocijo, en la medida en que se escucha música en esta tierra, pero especialmente para nosotros, los austriacos, a quienes los Mengelberg tenemos mucho que agradecer por lo que hizo sobre un gran, sobre Gustav Mahler. Con la punta de su batuta ha mostrado con ímpetu irresistible el mundo en el que Gustav Mahler tiene que pararse. El mundo ahora ha entendido ambos. Por eso el festival de Mengelberg es un día festivo en la historia de la música. El día en que acudiremos en masa a Mengelberg, un rayo de sol de esta fiesta derramará una tumba solitaria en el borde de Viena, y una simple lápida reluciente enviará sus saludos a Holanda, un dolor de la tumba de Gustav. Mahler su heredero. Viena, 1919. Gertrude Forstel (1880-1950)".

24-04-1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920Willem Mengelberg (1871-1951). Gedenkboek. Libro conmemorativo. Edición comercial. Contribución de Justine (Ernestine) Rose-Mahler (1868-1938) y Arnold Josef Rose (1863-1946). Solo de violín de Lied 5: Der Trunkene im Fruhling (Das Lied von der Erde).

1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920. Mahler-Feest. Libro de Feest. Libro de fiesta. Por Rudolf Mengelberg (1892-1959). Editando S. Bottenheim.

1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920. Mahler-Feest. Libro de Feest. Libro de fiesta.

1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920. Mahler-Feest. Libro de Feest. Libro de fiesta. Gustav Mahler (1860-1911) by Emil Orlik (1870-1932). Firmado por Gustav Mahler (1860-1911) para Royal Concertgebouw de Ámsterdam: 'Meinen lieben Freunden und Kunstgenossen in dankbarer Erinnerumg an unzahlige Freuden und Genusse, herzlichst, Gustav Mahler' (A mis queridos amigos y compañeros artistas en agradecido recuerdo de innumerables alegrías y placeres, sinceramente, Gustav Mahler). New York, Febrero 1910. año 1910.

07-05-1920 and 14-05-1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920. Conferencias en la pequeña sala. Richard Specht (1870-1932)Guido Adler (1855-1941)Alfredo Casella (1883-1947)Paul Stefan (1879-1943), Felix Salten (1869-1945).

09-05-1920 and 11-05-1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920. “Festival Internacional de Música de Cámara durante el Festival de Mahler”. Alexander Schmuller (1880-1933). Salón pequeño. Alphons Diepenbrock (1862-1921)Alfredo Casella (1883-1947).

13-05-1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920. A bordo del SS Jan Pieterszoon Coen.

13-05-1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920. SS Jan Pieterszoon Coen.

Números de identificación:

13-05-1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920Alma Mahler (1879-1964) y Arnold Schoenberg (1874-1951). SS Jan Pieterszoon Coen.

13-05-1920. Gustav Mahler Festival Amsterdam 2020: Gertrude Foerstel (con vestido de rayas), Mathilde Mengelberg-Wubbe (1875-1943) (sombrero blanco), Alma Mahler (1879-1964) (sombrero oscuro con pañuelo oscuro), Arnold Schoenberg (1874-1951) (sombrero oscuro, alfiler y paraguas), Mathilde Schoenberg. Al frente: Alexander Schmuller (1880-1933). SS Jan Pieterszoon Coen.

13-05-1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920. SS Jan Pieterszoon Coen. Al frente Alexander Schmuller (1880-1933) (medio) y Leonid Kreutzer (1884-1953) (Correcto).

13-05-1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920. SS Pieterszoon Coen. Al frente Alexander Schmuller (1880-1933) (medio) y Leonid Kreutzer (1884-1953) (Correcto).

13-05-1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920. Sentado: Sigrid Onegin, Alexander Schmuller (1880-1933), Alma Mahler (1879-1964)Gerrit Hendrik de Marez Oyens (1811-1883)Sarah Charles Cahier (1870-1951), Leonid Kreutzer (1884-1953). Parados en la parte de atrás: SAM Bottenheim (izquierda) y Joseph Groenen (centro). SS Pieterszoon Coen.

13-05-1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920Arnold Schoenberg (1874-1951)Alma Mahler (1879-1964) y Mathilde Schoenberg en el puerto de Amsterdam.

13-05-1920. Amsterdam. SS Jan Pieterszoon Coen.

14-05-1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920Richard Specht (1870-1932) y esposa.

16-05-1920, 19-05-1920 and 20-05-1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920. “Festival Internacional de Música de Cámara durante el Festival de Mahler”. Conciertos organizados por Alexander Schmuller (1880-1933). Salón pequeño. Julius Rontgen (1855-1932)Carl Nielsen (1865-1931)Rudolf Mengelberg (1892-1959)Arnold Schoenberg (1874-1951)Amedee-Ernest Chausson (1855-1899).

19-05-1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920. Alma Mahler (1879-1964) y Arnold Schoenberg (1874-1951) en un viaje en barco por los puertos de Ámsterdam.

19-05-1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920. Viaje en barco. Arnold Schoenberg y F. Wiebaut (concejal holandés de finanzas y asuntos artísticos en Amsterdam). Sentado con sombrero a la derecha Carl Julius Rudolf Moll (1861-1945).

1920. Zandvoort. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920Anna Justine Mahler (Gucki) (1904-1988)?, Georg Schoenberg, Alma Mahler (1879-1964),  Arnold Schoenberg (1874-1951) y Mathilde Schoenberg.

1920. Zandvoort. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920. Mathilde Schoenberg y Richard Specht (1870-1932)Arnold Schoenberg (1874-1951)Willem Mengelberg (1871-1951) y Mathilde Mengelberg-Wubbe (1875-1943).

1920. Zandvoort. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920. Arnold Josef Rose (1863-1946)?, Richard Specht (1870-1932)Arnold Schoenberg (1874-1951),?, Mathilde Schoenberg, Willem Mengelberg (1871-1951) y Mathilde Mengelberg-Wubbe (1875-1943) (en la espalda).

1920. Erwin Stein (1885-1958)Anton Webern (1883-1945) y Arnold Schoenberg (1874-1951).

1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920. Foto realizada durante un ensayo del festival. Hendrik Freijer (1876-1955) (administrador), S. Blazer (miembro del Orquesta Real Concertgebouw de Ámsterdam (RCO)Cornelis Dopper (1870-1939), Sra. Busch, Willem Mengelberg (1871-1951) y Adolf Busch.

1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920. Foto hecha en el Royal Concertgebouw de Ámsterdam: La mayoría de los vocalistas: De pie: Jos Groenen (barítono), Sarah Charles Cahier (1870-1951) (alto), Jacques Urlus (tenor), Ilona Durigo (alto) y Thom Denijs (bas), Jo Beukers-van Ogtrop (presidente Coro Toonkunst). Sentado: Gertrude Forstel (1880-1950) (soprano), Willem Mengelberg (1871-1951)Aaltje Noordewier-Reddingius (1868-1949) (soprano).

1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920. Tarjeta postal Alma Mahler (1879-1964) a Walter Gropius (1883-1969) in Weimar. Acerca de la Sinfonía No. 8 (21-05-1920).

21-05-1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920. Manifiesto de los invitados extranjeros.

  1. Italia: Alfredo Casella (1883-1947) (compositor).
  2. Francia: Florent Schmitt (1870-1958) (compositor).
  3. Suiza: Oscar Bie (1864-1938) (conductor).
  4. Estados Unidos de América: Olga Samaroff Stokowski (1882-1948) (pianista).
  5. Dinamarca: Carl Nielsen (1865-1931) (compositor).
  6. Austria: Arnold Schoenberg (1874-1951) (compositor).
  7. Reino Unido: Samuel Langford (1863-1972) (crítico).
  8. Suecia: Julius Rabe (1890-1969) (crítico).
  9. Noruega: Johan Halvorsen (1864-1935) (compositor).

21-05-1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920. Placa conmemorativa grupo de tres. Ubicación: Royal Concertgebouw de Ámsterdam, salón grande, cerca de la entrada a la izquierda, frente al escenario. Después de un discurso de Hendrik Freijer (1876-1955), se desvelaron dos placas diseñadas por el escultor Toon Dupuis (1877-1937) (y ejecutadas por la firma Begeer) con las efigies de Mahler y Mengelberg.

21-05-1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920. Royal ConcertgebouwCiudad de amsterdam, Los países bajos. Placa conmemorativa 1. Willem Mengelberg (1871-1951).

21-05-1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920. Royal ConcertgebouwCiudad de amsterdam, Los países bajos. Placa conmemorativa 2. Gustav Mahler (1860-1911).

21-05-1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920Royal ConcertgebouwCiudad de amsterdam, Los países bajos. Placa conmemorativa 2. Gustav Mahler (1860-1911).

21-05-1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920. Royal ConcertgebouwCiudad de amsterdam, Los países bajos. Placa conmemorativa 3. Traducción del holandés: “En memoria del Festival de Mahler 19.6may21.20 con motivo del 25 aniversario de Willem Mengelberg (1871-1951) como director de la Royal Concertgebouw".

21-05-1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920. Medalla de bronce de Toon Dupuis (1877-1937), busto de Willem Mengelberg (1871-1951) y Gustav Mahler (1860-1911)65mm. Willem Mengelberg (1871-1951) se los dio a los invitados extranjeros y a algunos amigos.

22-05-1920Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920.  Antonie Roell (1864-1940) Ofrecido Willem Mengelberg (1871-1951) bronce realizado durante el festival por el artista sordo Gustinus Ambrosi (1893-1975).

1920. Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920. Royal ConcertgebouwCiudad de amsterdam, Los países bajos. Piedra conmemorativa. Royal Concertgebouw. Ubicación: Corredor.

05-06-1920. Poema 'Over-Mahlert' de JH (Koos) Speenhoff (1869-1945) en 'De Amsterdammer' sobre el Festival Mahler 1920 Amsterdam.

1920. 07-06-1920 Volendam. Paseo en barco por el Zuiderzee a Volendam ofrecido por Willem Mengelberg (1871-1951) y Mathilde Mengelberg-Wubbe (1875-1943) a los miembros de la Orquesta Real Concertgebouw (RCO / KCO) y los miembros del personal administrativo de la Royal Concertgebouw agradecer por el Festival Gustav Mahler Ámsterdam 1920.

Patrono del comité organizador

Comité organizador (1919)

Subcomité organizador (1919)

Administración Global

  • Los gastos de viaje y alojamiento para las misiones fueron pagados por el comité organizador. Tren de primera clase desde la frontera holandesa.
  • Para huéspedes del extranjero, permisos y visados ​​donde se acuerde.
  • A petición del comité organizador, Union Netherlands in Foreign Countries organizó excursiones para las misiones: visitas al Rijksmuseum y al molino de diamantes de Asscher Company y dos viajes en barco (uno a través del puerto de Amsterdam).
  • Libro conmemorativo (los preparativos comenzaron en 1919)

Reseña

En mayo de 1920, se celebró el primer festival Mahler en Ámsterdam bajo el director Willem Mengelberg. El compositor vienés Egon Wellesz escribió un informe detallado sobre los acontecimientos en dos artículos separados para la Neue Freie Presse que he traducido. Uno fue al comienzo del festival y el otro al final. No solo es interesante leer sobre estas primeras actuaciones en un momento antes del gramófono y la transmisión, sino que nos recuerda lo inestable que aún era el mundo. La fotografía que acompaña a este artículo muestra a Alma Mahler en el medio con un amplio sombrero oscuro y una blusa blanca y abrigo holgado con Arnold Schoenberg a la derecha (su izquierda). Sentado en el suelo está Richard Specht (tercero desde la derecha); De pie en el medio está Egon Wellesz y entre la multitud también vemos al editor Emil Hertzka; La esposa de Egon, Emmy Wellesz; El padrastro de Alma, Carl Moll; Guido Adler y Anton von Webern. Esta foto debe haber sido tomada en el día libre descrito por Wellesz en el artículo adjunto. Gran parte de la admiración por Mengelberg y el optimismo general que fue expresado por Wellesz fueron traicionados, como se demuestra en la siguiente publicación en una carta de la oficina de Mengelberg a Wellesz en 1949.

17 de mayo de 1920: Neue Freie Presse, Dr. Egon Wellesz

Es un grado de reconocimiento que ningún otro compositor podría esperar. En los próximos días aquí en Amsterdam, escucharemos las obras completas de Gustav Mahler. Una secuencia de eventos y coincidencias ha significado que la combinación de una ciudadanía loca por la cultura junto con el director Willem Mengelberg, esfuerzos incansables por establecer a Mahler, han establecido a Ámsterdam como una ciudadela donde sus sinfonías se cultivan como en ningún otro lugar. Así se completa un círculo que comenzó con genialidad, enardeció a un director para ser el profeta de una nueva belleza nunca antes escuchada, una nueva grandeza y ahora habiendo inspirado a una gran comunidad, ellos en devota gratitud, regresan a su proveedor para poder honrarlo.

Willem Mengelberg ha sido director de la Orquesta Concertgebouw en Ámsterdam durante 25 años; lo ha llevado a un nivel que nunca podría haber sido imaginado. Uno no siente ninguna separación entre músicos y director; más bien juntos, forman una unidad superior que se acerca más en el curso de la actuación. Este es un entendimiento que solo puede desarrollarse durante un período de décadas de arduo trabajo y disciplina mutuos. Lo mejor es simplemente lo suficientemente bueno. Esta unicidad de propósito entre director y orquesta se traslada incluso al público, que a lo largo de los años ha llegado a entender la obra de Mahler como en ningún otro lugar, ni siquiera en la propia Viena. Fue aquí en Amsterdam donde Mahler disfrutó de su primer éxito sin reservas; y fue de aquí de donde regresó a casa con nueva inspiración y ganas de realizar nuevos trabajos. Fue aquí donde en 1903 realizó su 1º y 3º, en 1904, su 2º y 4º, en 1906 el 5º, en 1909 el 7º. Y si se toma en cuenta el número de actuaciones dirigidas por Mengelberg que tenían lugar aproximadamente al mismo tiempo que las dirigidas por el controvertido Mahler, una vez se puede llegar a apreciar cómo es que el Coro y la orquesta se han convertido en los propios instrumentos del compositor. Elección: Ámsterdam es para el cultivo y la conservación de la música de Mahler lo que Bayreuth, en sus años más gloriosos, fue para Wagner.

* * *

¿No es extraño que, como vienés, uno tenga que viajar a Amsterdam para celebrar el 60 cumpleaños de Mahler? Viena, que está tan enamorada de las artes y los artistas, simplemente ignoró este evento. Y es aquí, en Ámsterdam serena pero agradecida, donde el espíritu de Mahler prospera. Todos aquí parecen haberlo conocido, haberlo adorado y valorado. Sus excentricidades fueron recibidas con el sano respeto que uno le brinda a tales personalidades, personalidades en las que tales cosas son anticipadas y apreciadas. El espíritu que habita en sus sinfonías, lo místico y lo religioso se siente profundamente. La recepción aquí ha estado abierta al arco más amplio de su creatividad; el significado del más mínimo detalle lo siguió hasta aquí. Se mantuvo en esta ciudad, sin traicionarse a sí mismo ni a sus opiniones artísticas, una distancia respetuosa con el artista.

***

Se suponía que Mengelberg había recibido un reconocimiento particular de sus amigos en Amsterdam; en lugar de un reconocimiento personal pidió que Amsterdam fuera la ciudad donde se pudiera realizar un Festival Mahler al que acudirían personas de todo el mundo para escuchar toda la obra de Mahler en la interpretación definitiva de Mengelberg. Las relaciones [políticas] aún poco claras que continúan plagando nuestro mundo hoy no parecen representar el menor obstáculo para este objetivo. El comité del Festival aceptó el desafío con una generosidad sin precedentes. Se decidió convertir a los participantes de más allá de las fronteras holandesas en invitados especiales de Holanda - ellos cubrieron los arreglos de viaje, alojamiento y todos los gastos - solo gracias a este acto de generosidad nos fue posible asistir a los vieneses.

El viaje comenzó de buen humor para nuestro pequeño grupo de compañeros de viaje en los cómodos y no demasiado concurridos vagones del 'Holland Express'. Cruzamos todas las fronteras sin dificultades y llegamos sin demoras a Amsterdam. Fuimos recibidos por miembros del comité del Festival que se hicieron cargo de nuestro equipaje y nos llevaron a todos a nuestros respectivos cuartos: algunos en hoteles y otros en alojamientos privados. Las entradas para todos los eventos ya nos estaban esperando en nuestras habitaciones, junto con el programa. Todo funcionó a la perfección: no se olvidó nada, se cumplieron todas las necesidades, por triviales que fueran. Los vieneses fueron recibidos con especial generosidad y cortesía. Los lugareños son muy conscientes de las privaciones y dificultades que todavía sufrimos en nuestra patria y han hecho todo lo posible para hacernos sentir lo más cómodos posible, aunque solo sea para dejarnos clara su simpatía y comprensión, que incluso en el extranjero, nos une un cultura compartida y valorada. En este contexto, los vieneses recibieron los discursos principales en los actos de apertura.

'Hofrat' [Consejo de la Corte Imperial - un título exclusivamente austriaco] Guido Adler abrió los eventos con un caluroso discurso de agradecimiento en la memoria de Mahler que tocó al artista y al hombre. Habló de su hogar común y de sus años de juventud juntos junto con su primera salida al ancho mundo. Habló sobre las raíces de la creatividad de Mahler y su relación con la naturaleza de la canción popular, los ritmos de marcha y las señales [militaristas] que caracterizan sus obras. Recordó tanto la poesía militar como la poesía campesina que se convertiría en su Wunderhornlieder.

Paul Stefan pronunció un animado discurso sin notas sobre Mahler, el director de teatro. Esbozó en breves secciones lo que Mahler había contribuido a la puesta en escena de la ópera y cómo logró forzar la presentación visual a imágenes cada vez más fantásticas y encantadoras; describió todo lo que logró para alcanzar experiencias nunca imaginadas. Ambos discursos fueron recibidos con la mayor simpatía. El tercer discurso lo pronunció el italiano Alfredo Casella, que también ha pasado bastante tiempo en Francia. Su discurso fue una declaración profunda para una nueva vida internacional del espíritu artístico e intelectual. Acentuó cómo, por primera vez desde el final de la guerra, personas de todos los países se habían unido donde los conceptos de amigo, enemigo y neutral ya no existían; tal era el espíritu de Mahler que había podido crear esta unidad. Concluyó con algo que todos sentimos: “El arte siempre ha existido al margen de los asuntos mundanos. Ya no será degradado o ensalzado como medio de propaganda que apoya o contamina a diferentes pueblos. La humanidad ahora une a aquellos que anteriormente se habían llamado enemigos entre sí. A la crueldad de la guerra que previamente había roto todos los lazos espirituales y después del diluvio de odio y desconfianza, ahora apareció la paloma de la paz.

***

Uno llega al auditorio del Concertgebouw para el primer evento del festival. El podio está cubierto con coronas de azaleas rojas y se han colocado laureles detrás de los asientos para el coro que rodea a la orquesta. Al frente hay un busto de Mahler. Mengelberg sale entre aplausos que duran muchos minutos, seguidos de un silencio parecido al vacío. Hace un gesto y el coro se eleva sin hacer ruido. Un movimiento brusco de la batuta y escuchamos la apertura de 'Das klagende Lied'.

Un ensayo con Mengelberg: la sala está separada del escenario por un gran telón - donde normalmente se sienta el coro, encontramos músicos y directores de todas partes del mundo, a quienes Mengelberg ha invitado especialmente para observarlo en el trabajo. Sólo aquí, desde la vida de Mahler, es posible experimentar lo que debería ser un ensayo de una de sus obras. Se exige perfección externa y se repite cualquier pasaje que, aunque sea un poco, suene de mala calidad. Después del ensayo general, Mengelberg se encuentra con las cuerdas al día siguiente para ensayar una figura particular en los primeros violines con el concertino. En otro momento, introduce el celli y ensaya un pasaje en cantilena hasta lograr la intensidad de expresión deseada. Nunca hubo una palabra fuerte o descortés. La orquesta sabe que todo lo que exige está plenamente justificado y cede sin duda a su voluntad.

***

La importancia de Mengelberg en esta ciudad se siente en la forma en que toda Ámsterdam está atrapada en el espíritu del festival. Todas las tiendas de música ofrecen partituras de sinfonías de Mahler en sus exhibiciones, y las librerías ofrecen copias de una publicación en honor a Mengelberg, como una manifestación permanente de lo que ha logrado. El original consta en su totalidad de 7 volúmenes de testimonios, (incluido un volumen de dibujos), de músicos y personalidades importantes de su época. Se le presentó en un cofre especial diseñado por [Jan] Toorop, que ahora ocupa un lugar de honor en su casa, un pequeño museo lleno de pinturas, grabados en madera y vidrieras. Se nota que la influencia de este hombre se extiende mucho más allá de su propia disciplina como director. Su mera presencia ha tenido un efecto galvanizador y determinante en todas las artes locales. Es un educador en el más alto sentido de la palabra; tanto servidor de la obra como su intérprete creativo. Ha asumido una responsabilidad, cuya exitosa ejecución fue puesta en duda por muchos. Sin embargo, parece haberlo logrado y sin fatiga. Como prueba, cada dos días del 6 al 21 de mayo interpretará una obra de Mahler. Es esta obra de amor y de piedad con la que construirá su monumento más duradero.

*****

31 de mayo de 1920: Neue Freie Presse; Dr. Egon Wellesz

Esta es la primera vez que se tiene la oportunidad de familiarizarse con la obra completa de Mahler. Es el más difícil de todos los ciclos de realizar. Solo unos pocos durarán el curso. Toda la debilidad se sentirá doblemente, todos los límites del talento serán imperdonablemente evidentes. Ya se ha escrito tanta relevancia devota a lo largo de este viaje que siento que puedo ahorrarme las palabras necesarias para expresar pensamientos sobre cada trabajo individual, al relacionar en cambio la totalidad de la experiencia. Una cosa que debe afirmarse en primer lugar es que las obras de Mahler adquieren un relieve más nítido a través de su ejecución cíclica. Un trabajo simplemente nos prepara para el siguiente sin que uno eclipse al otro. Uno experimenta un viaje ascendente desde la primera pieza hasta su novena sinfonía y no hay una obra que uno sienta que no pertenece al lugar que le corresponde. Lo que tanto Mengelberg como su orquesta han logrado en estos últimos días roza lo incomprensible.

Uno de los principales directores de orquesta de Alemania me dijo después de una actuación que prefería rendirse por completo después de experimentar tal logro. Pero los músicos también son conscientes de su papel central único, entre el vienés Arnold Schoenberg, que asistió a todos y cada uno de los ensayos. Y hubo otros representantes de América, Suecia, Noruega, Alemania e Italia. La precisión de la reverencia bajo el concertino Zimmerman y la calidez del sonido fueron asombrosos. En el momento en que Mengelberg oye la más mínima discrepancia, responde con "¡Sistemático!" que significa 'no es bueno'. En este punto, comienza a ensayar sin piedad todos y cada uno de los tonos individuales y todos los puntos dentro del fraseo. 'Sistema' es la palabra que encapsula su método con la orquesta durante los últimos 25 años. En realidad, el "sistema" es simplemente un medio para lograr la precisión en la ejecución, sin perder la cabeza y para mantener un pulso y un ritmo constantes. Para nuestros oídos, encontramos que los oboes suenan muy extraños. Tienen un sonido nasal fuerte y son más débiles en dinámica que nuestros instrumentos vieneses. Las flautas, por otro lado, son dignas y sonoras; las trompetas y los trombones son excelentes. Otro músico de metales extraordinario es la tuba bajo, que usa guantes para que sus dedos no tengan contacto directo con las teclas de su instrumento.

Los gestos de dirección de Mengelberg son precisos. Golpea fuerte y enérgicamente con la mano derecha. Su izquierda, a menudo cerrada en un puño, se usa para transmitir expresión e indicar entradas. Alcanza el clímax moviendo todo su cuerpo, bastante pequeño, antes de que esta cabeza caliente se eleve por encima de los procedimientos. Tiene una manera agradable de tratar con su orquesta que proviene de muchos años trabajando en mutua confianza y comprensión con las mismas personas. De vez en cuando, la atmósfera en los ensayos parece equilibrarse en el filo de la navaja, en este punto, cuenta un chiste y rescata la situación. Ensaya largos tramos y solo después le dice a la orquesta lo que quiere cambiar. No solo explica lo técnico, le dice a la orquesta cuáles fueron las intenciones individuales del compositor. Cuando habla con su voz sonora y resonante, nadie más emite un sonido. Uno siente un contacto interno, y de esta manera puede lograr los mejores resultados de sus intérpretes, al igual que un virtuoso obtiene lo mejor de su instrumento. Sintonizan con precisión y cooperan en cada ensayo de un pasaje de transición. Nadie piensa en marcar durante el ensayo: Mengelberg exige un sonido pleno en todo momento y el mayor grado de tensión y concentración. Uno de los programas de ensayo típicos fue el siguiente:

De 09:00 a 13:00, ensaya las sinfonías 4ª y 5ª. Por la noche, hay ensayos de los días 9 y 5 de 20.00 a 22.00 horas. A las 22.00 horas ensaya el coro de la octava sinfonía mientras el segundo maestro de concierto ensaya el Adagietto de la quinta. Se asegura de que los músicos descansen durante sus descansos. Les dan café con leche y un sinfín de sándwiches de queso. Después de los ensayos, Mengelberg regresa a casa y estudia las partituras para los ensayos del día siguiente hasta bien entrada la noche.

Sin embargo, no hay nada que se dé por sentado de su parte. Se levanta por la mañana, renovado y debe restablecer su autoridad desde cero; no traiciona ningún sentido de derecho al reemplazar sus intentos de lograr la expresión por la mera rutina. Para nosotros que hemos venido a observar, es una revelación la forma en que puede crear tensión sin romperse y provocar emociones sin perder el control. Estas actuaciones de festivales son únicas. Nunca se les ha igualado en la devoción mostrada por quienes realizan las funciones o quienes las asisten. Cualquier intento de repetir tal empresa estará condenado al fracaso; si se repite tal empresa, exigiría un enfoque completamente diferente. Es la primera vez que la totalidad del trabajo de Mahler se separa de su creador y finalmente se lanza al mundo. Mahler ya no pertenece solo a Viena, Austria o Europa, sino que ahora ha sido entregado al mundo entero. Por ejemplo: este invierno, la octava sinfonía se interpretará en Nueva York, y Mengelberg continuará presentando las obras de Mahler en varias otras ciudades estadounidenses. Este efecto elemental de la música de Mahler en las masas de amantes de la música debe sorprender a quienes lo habían admirado desde el principio. Pero que su día de resurrección musical fuera tan pronto ... bueno, ninguno de nosotros podría haberlo anticipado.

***

El Festival Mahler de Ámsterdam se desarrolla cronológicamente con actuaciones de sus sinfonías y canciones orquestales y se puede escuchar durante nueve noches de actuaciones a las que se pueden añadir cuatro ensayos públicos y cinco actuaciones de música de cámara contemporánea internacional. Las actuaciones comienzan en Amsterdam a las 19:30 y continúan hasta las 22:30 o incluso las 23:00. En el primer concierto del 6 de mayo escuchamos 'Das klagende Lied', 'Lieder eines fahrenden Gesellen' y la 1ª Sinfonía. No se podría haber oído una versión más completa de 'Das klagende Lied' ni siquiera bajo el propio Mahler. Esta obra de exuberante talento juvenil, orquestada por el experimentado compositor, tuvo un efecto devastador. Igual de sorprendente en su impresión, fue el efecto del último movimiento de la 1ª Sinfonía, que muchos, incluido yo mismo, consideramos hasta la presente interpretación como una de sus obras más débiles. Mengelberg sabía cómo unir las piezas para crear una imagen completamente diferente.

El día siguiente nos trajo las conferencias sobre Mahler de las que ya os contamos así como un ensayo general de la 2ª Sinfonía. A esto le siguió al día siguiente una actuación que nunca será olvidada por quienes estuvieron presentes y pudieron apreciar el misterio y la tranquilidad de la entrada del coro: '¡Arisen - sí! ¡Resucitado! después del llamado de los cuernos y las trompetas. Tampoco podemos olvidar la interpretación de 'Urlicht' o la potente oleada de la final cuando Mengelberg extrajo las reservas finales tanto de coro como de orquesta.

La interpretación de la 3ª Sinfonía el lunes 10 de mayo resultó en una celebración particular para Mengelberg. El Príncipe Consorte Heinrich entregó coronas de flores y laureles y fue presentado tanto a los amantes de la música locales como a los visitantes, quienes habían hecho el esfuerzo de honrar la vida y obra de Gustav Mahler. El concierto del cuarto Festival el miércoles 12 de mayo nos trajo las sinfonías 4ª y 5ª. Este último, tanto en Holanda como en Viena, es uno de los que menos se realiza. Sin embargo, bajo la dirección de Mengelberg, dejó una impresión excepcional y duradera. El 4, por otro lado, se consideró más como un 'succès d'estime'. La combinación de ambas sinfonías en una sola noche supuso un desafío para cualquier público y, al mismo tiempo, ofreció una oportunidad única de comparar las dos obras. Es evidente que en la cuarta sinfonía, se puede escuchar a Mahler apartándose del estilo de sus primeras obras a medida que comienza a volverse más polifónico. Dentro de la quinta sinfonía, este principio ya se ha desarrollado magistralmente.

El día siguiente fue completamente libre y trajo tanto a los artistas como a los oyentes un período de respiro muy necesario. La tarde salimos juntos para ver un barco de vapor indio que ofrecía la oportunidad de ver el puerto local en el curso de sus actividades diarias mientras veíamos la llegada de los cargueros, sin duda regresando de las colonias para descargar. Sus bienes. Todo parecía ser parte de un todo mayor y ofrecía la impresión de una población que parecía haber sobrevivido a la tierra arrasada de los últimos años y ahora, con doble energía, estaba uniendo a diferentes naciones con una misión cultural más amplia.

Se anticipó la interpretación de la sexta sinfonía con cierta ansiedad. Este trabajo también es menos conocido en Amsterdam que sus predecesores y 'Das Lied von der Erde'. Y nuevamente, experimentamos un triunfo. Si recuerdo la primera interpretación de esta obra en Viena con Mahler, siento que aquí la percusión y los metales son más suaves, de hecho, casi apagados en comparación. El último movimiento, que debe ser uno de los más grandes y plásticos de las sinfonías de Mahler, fue particularmente gratificante bajo la dirección de Mengelberg. Pudo controlar el desarrollo constante hasta el clímax mediante un control inquebrantable y un equilibrio instrumental, sin llegar nunca demasiado pronto y desenredando espléndidamente el denso nudo de temas musicales.

La séptima sinfonía tiene un lugar muy especial para Mengelberg, ya que es dueño del manuscrito de Mahler y lo ve como "su" sinfonía. Sin embargo, hay muchas conexiones internas que le dan a esta sinfonía su propio apego a Amsterdam. El primer 'Nachtmusik' de Mahler se inspiró en 'Night-Watchman' de Rembrandt. Mengelberg explicó a la orquesta que la música no se entiende por la pintura en sí, sino en la secuencia de visiones que al ver el cuadro se desata en Mahler: Una ronda nocturna; luz de luna en los tejados de la ciudad; amantes susurrando; los sonidos distantes de las campanas de un pastor. Mengelberg explicó el significado del trabajo: los aspectos técnicos se han resuelto durante mucho tiempo. Dos semanas antes de la actuación, entregó a su ayudante de confianza Dopper tanto las cuerdas como los metales para que pudieran ensayarlos por separado y prepararlos hasta el punto de que Mengelberg solo necesitaba limar algunas asperezas, agregando así alas al espíritu de la obra.

Tras la interpretación de la 7ª, se interrumpió la secuencia cronológica de las obras para adaptarse a los requisitos técnicos exigidos a la 8ª Sinfonía. Siguió, por tanto, la más transfigurada de las obras de Mahler: "Das Lied von der Erde" y la Novena Sinfonía, cuya interpretación se celebró el día en que se conmemoraba la muerte de Mahler. No es posible expresar con palabras la reverencia que demostró esta actuación, la transformación mística de los músicos. Con el sonido de la última nota resonando en la sala, solo siguió el silencio, que se mantuvo mientras salíamos del auditorio.

El punto culminante monumental del festival fue la grandiosa interpretación de la octava sinfonía. Los primeros violines fueron dirigidos por Carl Flesch, las violas de Adolf Busch. La primera soprano fue como siempre la Sra. Gerturd Förstel; La segunda soprano fue la Sra. Noordewter-Reddingtus; los altos eran la Sra. Cahier y la Sra. Burigo, el tenor Sr. Urlis. En el piano sentado Leonid Kreutzer (1884-1953). Una vez más, hubo un sinfín de ensayos que se prolongaron hasta la noche más profunda e involucraron tanto al coro como a la orquesta. A estos siguieron ensayos individuales con los solistas, con el arpa y con el piano. Todos estaban en las garras del poder trascendental e infatigable de Mengelberg y todos se maravillaron y le permitieron hacer con ellos lo que quisiera.

Además de la plenitud de las actuaciones sinfónicas, se añadieron cinco actuaciones de cámara en los días libres intermedios. Estos tuvieron lugar bajo la dirección del profesor Alexander Schmuller (1880-1933) y en organización con los pianistas Lamond, Leonid Kreutzer (1884-1953), Schnabel, la Sra. Stokowski y Moritz Löwensohn, el maravilloso violonchelista. Juntos, presentaron una serie de recitales representativos de música de cámara contemporánea compuesta por obras de, entre muchos otros, el compositor italiano Casella, el francés Florent Schmitt y una importante obra vocal de Artur Schnabel.

Se ofrecieron dos conferencias adicionales para acercar la obra y la persona de Gustav Mahler al público. Felix Salten nos brindó una descripción gráfica de la atmósfera que provocó la obra de Mahler y el papel que desempeñó tanto su persona como la ciudad de Viena; Richard Specht, el biógrafo de confianza de Mahler, habló del artista y de los triunfos de su visión, que Mengelberg nos ha transmitido tan visiblemente a todos en los últimos días. Se ha acordado que estas conferencias se mantendrán como un recuerdo perpetuo de este festival en Amsterdam y se publicarán.

***

Hay algo especial en la interpretación de obras en el contexto de un festival. Mientras experimentamos estos días, ya sentimos que el recuerdo de actuaciones anteriores se desvanecía, solo para permanecer como algo que no podemos describir. Sin embargo, a pesar de esto, algo permanente sobrevive que nos unirá a todos mientras recorremos caminos separados por todo el mundo.

Que este evento pudiera llevarse a cabo es gracias al comité liderado por Antonie Roell (1864-1940), Richard van Rees (1853-1939) y Jan Dudok van Heel (1867-1930). Por la producción y presentación del programa junto con la redacción de las notas adjuntas, agradecemos al Sr. Rudolf Mengelberg, quien también organizó las listas de invitados y los eventos. Por la administración del festival, agradecemos al Sr. Benkers van Ogtrop y al Sr. Frejer junto con el Sr. de Marez Oyens.

***

Para nosotros los vieneses, esto no solo fue una enorme ganancia artística, sino también una muestra de gran humanidad. Uno estaba nuevamente rodeado de amistad y amor. La generosidad de nuestros anfitriones fue tal que pudimos volver a creer en las palabras [de Schiller, puesta por Beethoven en su novena sinfonía] "Alle Menschen werden Brüder, wo dein sanfter Flügel weilt". El objetivo compartido de algo artístico nos sacó y más allá de nosotros mismos y creó una atmósfera de profunda seriedad artística. Que esto pueda suceder, estamos en deuda con el hombre que es Mengelberg y su círculo de seguidores y amigos.

Que el espíritu de bondad que vino de este lugar continúe apoyando todo lo bello para que las personas vuelvan a estar unidas en una amistad eterna.

Fuentes especiales

Si ha encontrado algún error, por favor, avísenos seleccionando ese texto y presionando Ctrl + Enter.

Informe de errores ortográficos

El siguiente texto será enviado a nuestros editores: