Bernard Zweers (1854-1924).

  • Profesión: Compositor.
  • Residencias: Amsterdam, Leipzig.
  • Relación con Mahler:
  • Correspondencia con Mahler:
  • Nacido: 18-05-1854 Amsterdam, Holanda.
  • Fallecimiento: 09/12/1924 Amsterdam, Holanda.
  • Enterrado: 00-00-0000 ¿Cremado en Westerveld, Velsen / Driehuis, Holanda?

Casado con Dora de Louw (soprano).

Bernard Zweers (nacido como Bernardus Josephus Wilhelmus Zweers) fue un compositor y profesor de música holandés. Bernard Zweers nació en 1854 como hijo de un comerciante de libros y música en Ámsterdam. Aunque su padre era un cantante aficionado, desaprobaba fuertemente los intereses musicales de su hijo, esperando que lo siguiera en el negocio familiar. Siendo fundamentalmente autodidacta, tuvo algunos éxitos musicales menores antes de que sus padres finalmente lo aprobaran y lo enviaran a estudiar con Salomon Jadassohn en Leipzig en 1881-1883. De crucial importancia para la educación musical de Zweers fue su primera exposición a la obra de Richard Wagner cuando estuvo presente en el estreno en Berlín del Ring des Nibelungen, en 1881:

Yo, que nunca me aventuré más allá de Nimega y que nunca antes había escuchado una ópera normal, estaba en Berlín, ¡escuchando el anillo de Wagner! ... y regresé como un wagneriano de pura cepa.

Después de su regreso, se involucró activamente en la vida musical holandesa y asumió varios cargos, incluida la dirección de varios coros. Sin embargo, debido al deterioro de su capacidad auditiva y su propio deseo de concentrarse en la enseñanza, renunció a la mayoría de ellos. De 1895 a 1922 fue director de enseñanza y composición en el conservatorio de Ámsterdam, pero en lugar de imponer su propia música a sus alumnos, les dejó la libertad de desarrollar su propio estilo, una ruptura con las políticas de su predecesor Johannes Verhulst. Se convirtió en un maestro muy estimado e incluso reverenciado para toda una generación de compositores holandeses.

Aparte de sus habilidades didácticas, Zweers era conocido por su sentido del humor. En una reunión de la Asociación de Músicos Holandeses (Nederlandse Toonkunstenaars Vereeniging), se programó la Segunda Sinfonía de Zweers junto con la Obertura del concierto de Huyschenruyter. Justo antes del concierto, Huyschenruyter se acercó a Zweers para decirle cuánto había disfrutado de su sinfonía (en el ensayo). Después de un momento de silencio, Zweers respondió: “Señor, no he escuchado su obertura, pero estoy seguro de que mi sinfonía está en un nivel superior”. Asombrado por esta muestra de arrogancia del artista, Huyschenruyter se quedó en silencio hasta que Zweers se echó a reír: "¡Por supuesto, porque tu obertura está en Re, y mi sinfonía está escrita en Mi bemol!"

En 1907, el profesor de Leyden Pieter Blok publicó la última parte de su Historia del pueblo holandés, dedicada a las artes. Sin embargo, ignoró totalmente la música, alegando que la música holandesa no poseía ningún "carácter nacional". El compositor Johan Wagenaar publicó una refutación, en la que afirmó que la 'verdadera' música holandesa podría caracterizarse por una 'melodía simple, enérgica o firme, por un sentido de lo acogedor y silenciosamente sensible, un ritmo agudo y, finalmente, un sentido de humor'. Wagenaar nombró dos obras como ejemplo: Piet Hein Rhapsody de Peter van Anrooy, una caldera orquestal basada en una canción popular sobre el héroe naval holandés del siglo XVII Piet Hein y la Tercera Sinfonía de Bernard Zweers, subtitulada 'To My Fatherland'. De hecho, se podría decir que Zweers es el más abiertamente nacionalista de todos los compositores holandeses. No en el sentido de que, como tantos otros compositores europeos, basó su música exclusivamente en la música folclórica, sino más bien en la explotación de temas nacionales.

Sin embargo, existe una extraña dicotomía en las ideas de Zweers sobre la música. Por un lado, se esforzó por desarrollar una marca de música específicamente holandesa, libre de influencias extranjeras. Por ejemplo, su música vocal solo emplea textos en holandés, y cuando tiene un programa, frecuentemente se inspira en temas holandeses: Rembrandt, Gijsbrecht van Aemstel de Vondel, paisajes holandeses, etc. Su objetivo era el bien común del arte holandés, porque “el arte nunca logrará afianzarse en un pueblo, cuando utilice una lengua extranjera en la canción o cuando asimile el arte por medio de lenguas extranjeras”. Por otro lado, las influencias alemanas en su música son innegables. Su Segunda Sinfonía es completamente wagneriana; su Tercero le dio el epíteto "el Bruckner holandés". No se puede imaginar a Zweers apreciando mucho ese honor (y en realidad tampoco es merecido, ya que lo único bruckneriano de la obra es su extensión).

Esa Tercera Sinfonía (1887-1889) se convertiría, con mucho, en la obra más famosa de Zweers. Su gran escala prohibió que se realizara con mucha frecuencia y encareció la publicación (la editorial AA Noske experimentó una gran pérdida debido a que las ventas fueron bajas), pero el trabajo fue, y es, considerado un hito en el desarrollo de la música holandesa, combinando folk melodías con una descripción lírica de los paisajes holandeses. Por lo tanto, era inevitable que Wagenaar lo usara como un ejemplo de música holandesa "típica".

Bernard Zweers (1854-1924).

Si ha encontrado algún error, por favor, avísenos seleccionando ese texto y presionando Ctrl + Enter.

Informe de errores ortográficos

El siguiente texto será enviado a nuestros editores: