Daniel Barenboim (1942).

  • Profesión: Director, pianista.
  • Relación con Mahler: Gustav Mahler FESTIVAL Amsterdam 2020, Orquesta Filarmónica de Viena (VPO).
  • Correspondencia con Mahler: 
  • Nacimiento: 15-11-1942 Buenos Aires, Argentina.

Daniel Barenboim es un pianista y director ciudadano de Argentina, Israel, Palestina y España.

Barenboim, actual director general de música de la Ópera Estatal de Berlín y la Staatskapelle de Berlín, se desempeñó anteriormente como Director Musical de la Orquesta Sinfónica de Chicago, la Orquesta de París y La Scala de Milán. Barenboim es conocido por su trabajo con la West-Eastern Divan Orchestra, una orquesta de jóvenes músicos árabes e israelíes con sede en Sevilla, y como un crítico resuelto de la ocupación israelí de los territorios palestinos.

Barenboim ha recibido numerosos premios y premios, incluidos siete premios Grammy, un Caballero Comandante honorario de la Orden del Imperio Británico, la Légion d'honneur de Francia como Comandante y Gran Oficial, y el Großes Bundesverdienstkreuz alemán y el Premio Willy Brandt. Junto con el erudito palestino-estadounidense Edward Said, recibió el Premio de la Concordia Príncipe de Asturias de España. Barenboim es políglota, habla español, hebreo, inglés, francés, italiano y alemán con fluidez.

Daniel Barenboim nació el 15 de noviembre de 1942 en Buenos Aires, Argentina, de padres argentino-judíos Aida (de soltera Schuster) y Enrique Barenboim. Comenzó a tomar clases de piano a los cinco años con su madre, y continuó estudiando con su padre, que seguía siendo su único maestro. El 19 de agosto de 1950, a los siete años, dio su primer concierto formal en su ciudad natal, Buenos Aires.

Daniel Barenboim (1942).

En 1952, la familia de Barenboim se mudó a Israel. Dos años más tarde, en el verano de 1954, sus padres lo llevaron a Salzburgo para participar en las clases de dirección de Igor Markevitch. Durante ese verano también conoció y tocó para Wilhelm Furtwängler, quien ha seguido siendo una influencia musical central e ideal para Barenboim. Furtwängler llamó al joven Barenboim un “fenómeno” y lo invitó a interpretar el Primer Concierto para piano de Beethoven con la Filarmónica de Berlín, pero el padre de Barenboim lo consideró demasiado pronto después de la Segunda Guerra Mundial para que un hijo de padres judíos actuara en Berlín. En 1955, Barenboim estudió armonía y composición con Nadia Boulanger en París.

El 15 de junio de 1967, Barenboim y la violonchelista británica Jacqueline du Pré se casaron en Jerusalén en una ceremonia en el Muro Occidental, du Pré se había convertido al judaísmo. Actuando como uno de los testigos estuvo el director Zubin Mehta, un viejo amigo de Barenboim. Dado que “no era judío, tuve que cambiarme el nombre temporalmente de Moshe Cohen, lo que me convirtió en un 'testigo kosher'”, recuerda Mehta. Du Pré se retiró de la música en 1973, después de ser diagnosticado con esclerosis múltiple (EM). El matrimonio duró hasta la muerte de du Pré en 1987.

A principios de la década de 1980, Barenboim comenzó un romance con la pianista rusa Elena Bashkirova, con quien tuvo dos hijos nacidos en París antes de la muerte de du Pré: David Arthur, nacido en 1983, y Michael, nacido en 1985. Barenboim trabajó para mantener su relación con Bashkirova. escondido de du Pré, y creía que había tenido éxito. Él y Bashkirova se casaron en 1988. Ambos hijos son parte del mundo de la música: David es manager y escritor de la banda alemana de hip-hop Level 8, y Michael Barenboim es un violinista clásico. Barenboim tiene ciudadanía en Argentina, Israel, Palestina y España. Vive en Berlín.

Daniel Barenboim (1942).

Después de actuar en Buenos Aires, Barenboim hizo su debut internacional como pianista a la edad de 10 años en 1952 en Viena y Roma. En 1955 actuó en París, en 1956 en Londres y en 1957 en Nueva York bajo la batuta de Leopold Stokowski. Posteriormente siguieron giras de conciertos regulares por Europa, Estados Unidos, Sudamérica, Australia y el Lejano Oriente.

En junio de 1967, Barenboim y su entonces prometida Jacqueline du Pré dieron conciertos en Jerusalén, Tel Aviv, Haifa y Beersheba antes y durante la Guerra de los Seis Días. Su amistad con los músicos Itzhak Perlman, Zubin Mehta y Pinchas Zukerman, y su matrimonio con du Pré llevaron a la película de 1969 de Christopher Nupen sobre su interpretación del Quinteto “Trout” de Schubert.

Tras su debut como director con la English Chamber Orchestra en Abbey Road Studios, Londres, en 1966, Barenboim fue invitado a dirigir por muchas orquestas sinfónicas europeas y americanas. Entre 1975 y 1989, fue director musical de la Orchestre de Paris, donde dirigió mucha música contemporánea.

Barenboim hizo su debut como director de ópera en 1973 con una interpretación de Don Giovanni de Mozart en el Festival de Edimburgo. Hizo su debut en Bayreuth en 1981, dirigiendo allí regularmente hasta 1999. En 1988, fue nombrado director artístico y musical de la Ópera-Bastille de París, cuya inauguración estaba prevista para 1990, pero fue despedido en enero de 1989 por el presidente de la ópera, Pierre. Bergé. Barenboim fue nombrado director musical designado de la Orquesta Sinfónica de Chicago en 1989 y sucedió a Sir Georg Solti como director musical en 1991, cargo que ocupó hasta el 17 de junio de 2006. Expresó su frustración por la necesidad de tareas de recaudación de fondos en los Estados Unidos como parte de ser director musical de una orquesta estadounidense. (lr) El presidente de la comunidad judía de Berlín Oriental, Peter Kirchner (de), el presidente de la República Federal de Alemania, Richard von Weizsäcker, y Barenboim visitan el cementerio judío en Berlín-Weissensee (1990)

Desde 1992, Barenboim ha sido director musical de la Ópera Estatal de Berlín y la Staatskapelle de Berlín, logrando mantener el estatus de independiente de la Ópera Estatal. Ha tratado de mantener el estilo y el sonido tradicionales de la orquesta. En otoño de 2000 fue nombrado director vitalicio de la Staatskapelle de Berlín.

El 15 de mayo de 2006, Barenboim fue nombrado director invitado principal de la ópera La Scala, en Milán, tras la dimisión de Riccardo Muti. Posteriormente se convirtió en director musical de La Scala en 2011.

En 2006, Barenboim presentó las BBC Reith Lectures, presentando una serie de cinco conferencias titulada In the Beginning was Sound. Las conferencias sobre música se grabaron en una variedad de ciudades, incluidas Londres, Chicago, Berlín y dos en Jerusalén. En el otoño de 2006, Barenboim dio las Conferencias Charles Eliot Norton en la Universidad de Harvard, titulando su charla Sonido y Pensamiento.

En noviembre de 2006, Lorin Maazel presentó el nombre de Barenboim como su nominado para sucederlo como director musical de la Filarmónica de Nueva York. Barenboim dijo que se sentía halagado pero "nada más lejos de mis pensamientos en este momento que la posibilidad de regresar a los Estados Unidos para un puesto permanente", repitiendo en abril de 2007 su falta de interés en la dirección musical de la Filarmónica de Nueva York o su nueva creado el puesto de director principal. Barenboim hizo su debut como director el 28 de noviembre de 2008 en el Metropolitan Opera de Nueva York para la actuación número 450 de la Casa de Tristan und Isolde de Wagner.

En 2009 dirigió el Concierto de Año Nuevo de la Filarmónica de Viena. En su mensaje de Año Nuevo, expresó la esperanza de que 2009 sea un año de paz y justicia humana en Oriente Medio.

Dirigió la Filarmónica de Viena nuevamente para el Día de Año Nuevo de 2014. Ese año comenzó la construcción de la Academia Barenboim-Said en Berlín. Un proyecto conjunto que Barenboim desarrolló con el erudito palestino-estadounidense Edward Said, la academia se planeó como un sitio para que jóvenes estudiantes de música del mundo árabe e Israel estudiaran música y humanidades en Berlín. Abrió sus puertas el 8 de diciembre de 2016.

Barenboim ha rechazado las modas musicales basadas en la investigación musicológica actual, como el movimiento de interpretación auténtico. Su grabación de las sinfonías de Beethoven muestra su preferencia por algunas prácticas convencionales, en lugar de adherirse completamente a la nueva edición de Bärenreiter (editada por Jonathan Del Mar). Barenboim se ha opuesto a la práctica de elegir el tempo de una pieza basándose en evidencia histórica, como las marcas del metrónomo del compositor.

En cambio, aboga por encontrar el tempo desde dentro de la música, especialmente desde su armonía y ritmo armónico. Lo ha reflejado en los tempi generales elegidos en su grabación de las sinfonías de Beethoven, que por lo general se adhieren a las prácticas de principios del siglo XX. No ha sido influenciado por los tempos más rápidos elegidos por otros directores como David Zinman y el auténtico defensor del movimiento Roger Norrington.

En su grabación de The Well-Tempered Clavier, Barenboim hace un uso frecuente del pedal de sostenimiento del pie derecho, un dispositivo ausente en los instrumentos de teclado de la época de Bach (aunque el clavicémbalo era muy resonante), produciendo una sonoridad muy diferente de la "dry ”Y, a menudo, el sonido entrecortado favorecido por Glenn Gould. Además, en las fugas, a menudo toca una voz considerablemente más fuerte que las otras, una práctica imposible en un clavecín.

Según algunos estudiosos, esta práctica comenzó en la época de Beethoven (ver, por ejemplo, el libro de Matthew Dirst Engaging Bach). Al justificar su interpretación de Bach, Barenboim afirma que está interesado en la larga tradición de tocar Bach que ha existido durante dos siglos y medio, más que en el estilo exacto de interpretación en la época de Bach:

El estudio de los instrumentos antiguos y la práctica histórica de la interpretación nos ha enseñado mucho, pero se ha ignorado el punto principal, el impacto de la armonía. Esto se prueba por el hecho de que el tempo se describe como un fenómeno independiente. Se afirma que una de las gavotas de Bach debe tocarse rápido y otra lenta. ¡Pero el tempo no es independiente! ... Creo que preocuparse únicamente por la práctica histórica de la interpretación y el intento de reproducir el sonido de estilos más antiguos de creación musical es limitante y no indica ningún progreso. Mendelssohn y Schumann intentaron introducir a Bach en su propio período, al igual que Liszt con sus transcripciones y Busoni con sus arreglos.

En América, Leopold Stokowski también intentó hacerlo con sus arreglos para orquesta. Este fue siempre el resultado de esfuerzos "progresivos" para acercar a Bach al período en particular. No tengo ningún problema filosófico con que alguien toque a Bach y haga que suene como Boulez. Mi problema es más con alguien que intenta imitar el sonido de esa época ...

Si ha encontrado algún error, por favor, avísenos seleccionando ese texto y presionando Ctrl + Enter.

Informe de errores ortográficos

El siguiente texto será enviado a nuestros editores: