Friedrich Klopstock (1724-1803).

Friedrich Gottlieb Klopstock fue un poeta alemán. Su obra más conocida es su poema épico Der Messias (“El Mesías”). Su servicio a la literatura alemana fue abrirla a la exploración fuera de los modelos franceses. Klopstock nació en Quedlinburg, el hijo mayor de un abogado. Tanto en su lugar de nacimiento como en la finca de Friedeburg en el Saale, que más tarde alquiló su padre, pasó una infancia feliz; y habiendo prestado más atención a su desarrollo físico que mental, creció fuerte y sano y se convirtió en un excelente jinete.

A los trece años regresó a Quedlinburg y asistió al Gymnasium allí, y en 1739 pasó a la famosa escuela clásica llamada Schulpforta. Aquí pronto se convirtió en un experto en la versificación griega y latina, y escribió algunos idilios y odas meritorios en alemán. Su intención original de convertir a Enrique el Cazador en el héroe de una epopeya fue, bajo la influencia del Paraíso perdido de Milton, que conoció a través de la traducción de Bodmer, abandonado en favor de una epopeya religiosa.

Mientras aún estaba en la escuela, ya había redactado el plan de Der Messias en el que descansa la mayor parte de su fama. El 21 de septiembre de 1745 pronunció, al dejar la escuela, una notable "oración de despedida" sobre poesía épica —Abschiedsrede über die epische Poesie, kultur- und literargeschichtlich erläutert— y luego se dirigió a Jena como estudiante de teología, donde elaboró ​​las tres primeras cantos del Mesías en prosa. Habiendo encontrado la vida en esta universidad poco agradable, se trasladó en la primavera de 1746 a Leipzig, donde se unió al círculo de jóvenes de letras que contribuyeron al Bremer Beiträge. En este periódico se publicaron de forma anónima los tres primeros cantos de Der Messias en verso hexámetro, en 1748.

Había comenzado una nueva era en la literatura alemana y pronto se conoció la identidad del autor. En Leipzig también escribió varias odas, la más conocida de las cuales es An meine Freunde (1747), luego refundida como Wingolf (1767). Dejó la universidad en 1748 y se convirtió en tutor privado de la familia de un pariente en Langensalza, donde el amor no correspondido por una prima (la “Fanny” de sus odas) perturbó su tranquilidad.

Por esa razón aceptó con gusto en 1750 una invitación de Bodmer, el traductor de Paradise Lost, para visitarlo en Zürich, donde Klopstock fue tratado inicialmente con toda amabilidad y respeto y rápidamente recuperó el ánimo. Bodmer, sin embargo, se sintió decepcionado al encontrar en el joven poeta del Mesías a un hombre de fuertes intereses mundanos, y entre los dos amigos surgió una frialdad.

En esta coyuntura Klopstock recibió de Federico V de Dinamarca, por recomendación de su ministro, el Conde von Bernstorff (1712-1772), una invitación para establecerse en Copenhague con una anualidad de 400 táleros con la esperanza de completar Der Messias allí. La oferta fue aceptada.

De camino a la capital danesa, Klopstock conoció en Hamburgo a la mujer que en 1754 se convirtió en su esposa, Margareta (Meta) Möller, la “Cidli” de sus odas. Era hija de un comerciante de Hamburgo y una entusiasta admiradora de su poesía. Su felicidad fue corta; ella murió en 1758, dejándolo casi con el corazón roto. Su dolor por su pérdida encuentra expresión patética en el canto decimoquinto del Mesías.

Posteriormente, el poeta publicó los escritos de su esposa, Hinterlassene Werke von Margareta Klopstock (1759), que evidencian un espíritu tierno, sensible y profundamente religioso. Véase también Memorias de Frederick y Margaret Klopstock (traducción al inglés de Elizabeth Smith, Londres, 1808) y su correspondencia con Samuel Richardson, publicada en 1818.

Klopstock recayó ahora en la melancolía; nuevas ideas le fallaron y su poesía se volvió cada vez más vaga e ininteligible. Sin embargo, continuó viviendo y trabajando en Copenhague, y luego, siguiendo a Heinrich Wilhelm von Gerstenberg, centró su atención en la mitología del norte, que concibió debería reemplazar los temas clásicos en una nueva escuela de poesía alemana. En 1770, cuando el rey Christian VII destituyó del cargo al conde Bernstorff, se retiró con este último a Hamburgo, pero conservó su pensión junto con el grado de consejero de legación.

Aquí, en 1773, emitió los últimos cinco cantos del Mesías. Al año siguiente publicó su extraño plan para la regeneración de las letras alemanas, Die Gelehrtenrepublik (1774). En 1775 viajó al sur y, en el camino, conoció a Goethe y pasó un año en la corte del margrave de Baden en Karlsruhe. Desde allí, en 1776, con el título de Hofrath y una pensión del margrave, que retuvo junto con la del rey de Dinamarca, regresó a Hamburgo donde pasó el resto de su vida. Sus últimos años los pasó, como siempre había sido su inclinación, en la jubilación, solo ocasionalmente aliviado al socializar con sus amigos más íntimos, ocupado en estudios filológicos y con escaso interés en los nuevos desarrollos de la literatura alemana.

Sin embargo, la Guerra de la Independencia de los Estados Unidos y la Revolución Francesa lo entusiasmaron. La República Francesa le envió un diploma de ciudadanía honoraria; pero horrorizado por las terribles escenas que la Revolución había representado en nombre de la libertad, la devolvió. A los sesenta y siete contrajo matrimonio por segunda vez, con Johanna Elisabeth von Winthem, viuda y sobrina de su difunta esposa, que durante muchos años había sido una de sus amigas más íntimas. Murió en Hamburgo el 14 de marzo de 1803, llorado por toda Alemania, y fue enterrado con gran pompa y ceremonia junto a su primera esposa en el cementerio de la aldea de Ottensen.

Goethe en su autobiografía registró su impresión personal de Klopstock: “Era de pequeña estatura, pero bien formado. Sus modales eran graves y decorosos, pero libres de pedantería. Su dirección fue inteligente y agradable. En general, uno podría haberlo tomado por un diplomático. Se condujo con la dignidad tímida de una persona que tiene una gran misión moral que cumplir. Conversó con facilidad sobre varios temas, pero evitó hablar de poesía y asuntos literarios ”.

Su enriquecimiento del vocabulario poético y su atención a la prosodia fueron de gran utilidad para los poetas que lo siguieron inmediatamente. Al liberar la poesía alemana del reino exclusivo del verso alejandrino, fue el fundador de una nueva era en la literatura alemana. Schiller y Goethe estaban en deuda con él artísticamente.

El Mesías

La naturaleza de Klopstock estaba mejor sintonizada con la poesía lírica, y en ella su carácter profundo y noble encontró su expresión más verdadera. Estaba menos preparado para la representación épica y dramática; pues, envuelto en sí mismo, ajeno al mundo exterior, sin cultura histórica, y sin siquiera interés por los acontecimientos de su tiempo, le faltaba el arte de la representación plástica como requiere una gran epopeya. Así, el Mesías, a pesar de los magníficos pasajes que contienen especialmente los cantos anteriores, no puede satisfacer las demandas que necesariamente debe hacer tal tema. El tema, La Redención, presentó serias dificultades para un tratamiento épico adecuado.

La historia del Evangelio era demasiado escasa, y lo que podría haber sido importado de fuera y entretejido con él fue rechazado por el autor como profano. En consecuencia, tuvo que recurrir a la mitología cristiana; y aquí también, circunscrito por los dogmas de la Iglesia, corría el peligro de transgredir las verdades fundamentales de la fe cristiana. La personalidad de Cristo difícilmente podría tratarse en forma individual, y menos aún los ángeles y los demonios; y en el caso de Dios Padre, fue imposible.

El resultado fue que, a pesar del trabajo preliminar —los Evangelios, los Hechos de los Apóstoles, el Apocalipsis de San Juan y el modelo listo para entregar en El paraíso perdido de Milton—, los elementos materiales faltan en gran medida y los actores del poema, divinos y humanos , carecen de forma plástica. Que el poema tardara veinticinco años en completarse no podía dejar de ser perjudicial para su unidad de diseño; el entusiasmo original no se mantuvo hasta el final, y los cantos anteriores son muy superiores a los tardíos.

Así, el intenso interés público que despertó la obra en su comienzo casi se había desvanecido antes de su finalización. Fue traducido a diecisiete idiomas y dio lugar a numerosas imitaciones.

Odas

En sus odas, Klopstock tenía más margen para su peculiar talento. Entre los mejores están An Fanny; Der Zürchersee; Die tote Klarissa; An Cidli; Die beiden Musen; Der Rheinwein; Die frühen Gräber, Mein Vaterland. Sus odas religiosas adoptan principalmente la forma de himnos, de los cuales el más bello es Die Frühlingsfeier. Sus dramas, en algunos de los cuales, en particular Hermanns Schlacht (1769) y Hermann und die Fürsten (1784), celebró las hazañas del antiguo héroe alemán Arminius, y en otros, Der Tod Adams (1757) y Salomo (1764), tomó sus materiales del Antiguo Testamento; son esencialmente de carácter lírico y deficientes en acción. Inmortalizó su visita de 1750 a la península suiza de Au en su Ode an den Zürichsee (“Oda al lago de Zúrich”).

Gustav Mahler

Estaba escuchando Friedrich Klopstock (1724-1803)el himno "Die Auferstehung" en el funeral de Hans von Bulow (1830-1894) en 1894 que dio Gustav Mahler la inspiración para el movimiento final de su Sinfonía No. 2. Mahler incorporó el himno con versos adicionales que él mismo escribió para dar una solución a esta obra tan problemática.

Tumba de Klopstock (Cementerio Iglesia cristiana, Hamburgo)

Friedrich Klopstock (1724-1803).

Friedrich Klopstock (1724-1803).

 Friedrich Klopstock (1724-1803) grave Iglesia cristiana.

Si ha encontrado algún error, por favor, avísenos seleccionando ese texto y presionando Ctrl + Enter.

Informe de errores ortográficos

El siguiente texto será enviado a nuestros editores: