Joseph Steiner (1857-1913)

Sin fotografía.

Joseph Steiner (1857-1913).

  • Profesión: Libretista, Abogado.
  • Residencias: Austria.
  • Relación con Mahler: amigo, compañero de clase, contacto con Gustav Schwarz.
  • Correspondencia con Mahler: Sí.
    • Entre el 17-06-1879 y el 19-06-1879, año 1879.
  • Nacido: 00-00-1857. Habry (Habern)
  • Fallecido: 00-00-1913.
  • Enterrado: Desconocido.

Gustav Mahler comenzó sus creaciones a una edad temprana. Probablemente en 1866 compuso Polka para piano como un "trabajo" para su madre y la canción Turks Have Beautiful Daughters (Die Türken haben schöne Töchter) como una "orden" para su padre. En el verano de 1875 en Jihlava nació la idea de escribir una ópera, Ernest, duque de Suabia (Herzog Ernst von Schwaben) sobre un texto de su compañero de clase, Josef Steiner. Poco antes del origen de la obra, el hermano de Gustav Mahler, Ernst, había muerto, por lo que es posible que la elección del tema reflejara la muerte de su hermano. Su segundo proyecto de ópera, que tampoco se conservó, fue la ópera Argonauts (Die Argonauten 1877-78), sobre un texto de Gustav Mahler y Josef Steiner según Franz Grillparzer. Su ópera Krakonoš (Rübezahl 1879-1883) también quedó incompleta y sin preservar.

Joseph Steiner presentó a Gustav Mahler a Gustav Schwarz (alrededor de 1875 y 1877). Según el hijo de Steiner, Félix, una tía descartó el guión de Hertog Ernst von Schwaben en el año 1876.

año 1879. 17-06-1879: Gustav Mahler a su amigo Joseph Steiner

Estimado Steiner,

No se enfade conmigo por tardar tanto en responder; pero todo a mi alrededor es tan desolador, y detrás de mí se parten las ramitas de una existencia seca y quebradiza. Han sucedido muchas cosas desde la última vez que escribí. Pero no puedo contarte sobre eso. Solo esto: me he convertido en una persona diferente; si uno mejor, no lo sé, de todos modos no uno más feliz. La mayor intensidad de la vitalidad más gozosa y el anhelo de muerte más devorador dominan mi corazón a su vez, muy a menudo alternando hora tras hora, una cosa que sé: ¡no puedo seguir así por mucho más tiempo! Cuando la abominable tiranía de nuestra moderna hipocresía y mendacidad me ha llevado al punto de deshonrarme a mí mismo, cuando la inextricable red de condiciones en el arte y la vida ha llenado mi corazón de disgusto por todo lo que es sagrado para mí - el arte, el amor, la religión - ¿Qué salida hay sino la autoaniquilación?

Desgarro salvajemente las ataduras que me encadenan al pantano repugnante e insípido de esta vida, y con toda la fuerza de la desesperación me aferro al dolor, mi único consuelo. - Entonces, de repente, el sol me sonríe - y desapareció el hielo que envolvía mi corazón, nuevamente veo el cielo azul y las flores meciéndose en el viento, y mi risa burlona se disuelve en lágrimas de amor. Entonces necesito amar este mundo con todo su engaño y frivolidad y su risa eterna. ¡Ojalá algún dios arrancara el velo de mis ojos, que mi mirada clara penetrara hasta la médula de la tierra! Oh, que pudiera contemplar esta tierra en su desnudez, yaciendo allí sin adornos ni adornos delante de su Creador; luego daría un paso al frente y enfrentaría su genio. ¡Ahora te conozco, engañador, por lo que eres! ¡Con todo tu fingimiento no me has engañado, con todo tu brillo no me has deslumbrado! ¡He aquí! Un hombre rodeado por todos los glamurosos juegos de tu falsedad, golpeado por los golpes más terribles de tu desprecio y, sin embargo, firme, pero fuerte. ¡Que el miedo te golpee, dondequiera que te escondas! ¡Desde el valle de la humanidad se eleva el grito, se eleva a tus frías y solitarias alturas! ¿Comprendes la indescriptible miseria aquí abajo que durante eones se ha estado acumulando en lo alto de la montaña? ¡Y en esos picos de las montañas te sientas en el trono, riendo! ¡¡¡Cómo en los días venideros te justificarás ante el vengador, tú que no puedes expiar ni siquiera el sufrimiento de una sola alma asustada !!!

Ayer estaba demasiado agotado y molesto para seguir escribiendo. Ahora, el estado de agitación salvaje de ayer ha cedido a un estado de ánimo más suave; Me siento como alguien que lleva mucho tiempo enfadado y cuyos ojos al fin se llenan de lágrimas tranquilizadoras. ¡Estimado Steiner! ¿Quiere saber qué he estado haciendo todo este tiempo? Bastan unas pocas palabras. - He comido y bebido, he estado despierto y he dormido, he llorado y reído, he estado en las montañas, donde el aliento de Dios sopla donde quiere, he estado en el páramo, y el tintineo de la vaca -Campanas me ha arrullado en sueños. Sin embargo, no he escapado de mi destino; la duda me persigue dondequiera que voy; no hay nada que me haga disfrutar plenamente, e incluso mi sonrisa más serena va acompañada de lágrimas. Ahora aquí estoy en la Puszta húngara, viviendo con una familia que me ha contratado para el verano; Tengo la obligación de dar lecciones de piano a los chicos y, de vez en cuando, enviar a la familia al éxtasis musical, así que aquí estoy, atrapado como un mosquito en una telaraña, temblando ... Pero por la noche, cuando salgo al páramo y subo un tilo que se encuentra allí todo solitario, y cuando desde las ramas más altas de esta amiga mía veo a lo lejos el mundo: ante mis ojos el Danubio serpentea su antiguo camino, sus olas parpadeando con el resplandor del sol poniente; Desde el pueblo detrás de mí, el timbre de las campanas al atardecer me llega con una brisa amable, y las ramas se mecen con el viento, meciéndome en un sueño como las hijas del rey elfo, y las hojas y flores de mi árbol favorito acaricia tiernamente mis mejillas. - ¡Quietud por todas partes! ¡Santísima quietud! Sólo de lejos llega el croar melancólico de la rana que se sienta triste entre los juncos. 

Entonces las pálidas formas que pueblan mi vida pasan a mi lado como sombras de una felicidad perdida hace tiempo, y en mis oídos resuena de nuevo el canto del anhelo. - Y una vez más vagamos juntos por pastos familiares, y más allá está el hombre zanfoña, sosteniendo su sombrero en su mano flaca. Y en la melodía desafinada reconocí el saludo de Ernst de Swabia, y él mismo da un paso adelante, me abre los brazos y cuando miro más de cerca, es mi pobre hermano; los velos descienden flotando, las imágenes, las notas, se oscurecen: del mar gris emergen dos amables nombres: Morovan, Ronav! Y veo jardines, y mucha gente allí, y un árbol, con un nombre tallado en su corteza: Pauline. Y una niña de ojos azules se inclina hacia los lados - riendo, rompe un racimo de uvas de la vid por mí - el recuerdo hace que mis mejillas se sonrojen por segunda vez - Veo los dos ojos que una vez me convirtieron en un ladrón - luego una vez más todo retrocede. - ¡Nada! Ahora, allá, se levanta ese fatídico paraguas, y oigo las voces proféticas que anuncian, desde sus costillas y entrañas, como un augur romano, la desgracia que me va a sobrevenir. De repente, una mesa se levanta del suelo, y detrás de ella se encuentra una figura espiritual velada en nubes azules: ¡es Melion (el maestro de la vieja escuela) cantando el 'Gran Espíritu', al mismo tiempo que lo siente con el genuino tabaco de los Reyes Magos! Y a su lado nos sentamos los dos como monaguillos a punto de servir en la misa por primera vez.

Y detrás de nosotros se cierne un duende sonriente, engalanado con cartas piquet, y tiene la cara (fea) de Buxbaum y nos llama con una voz terrible, con la melodía de los estudios de Bertini: '¡Inclínate! ¡porque también esta gloria se convertirá en polvo! Una cascada de humo de Melion cubre toda la escena, las nubes se vuelven aún más densas, y luego, de repente, como en el cuadro de la Virgen de Rafael, la cabeza de un angelito se asoma entre estas nubes, y debajo de él Asuero está en todos sus sufrimientos, anhelando ascender a él, entrar en la presencia de todo lo que significa felicidad y redención, pero el ángel flota en lo alto, riendo y se desvanece, y Asuero lo mira con inconmensurable dolor, luego toma su bastón y reanuda sus vagabundeos, sin lágrimas, eterno, inmortal.

Oh tierra, tierra mía amada, ¿cuándo, ah, cuándo darás refugio al desamparado, recibiéndolo de regreso en tu seno? ¡Mirad! La humanidad lo ha echado y él huye hacia ti, ¡solo hacia ti! ¡Oh, recógelo, madre eterna y omnipresente, dale un lugar de descanso al que no tiene amigos y no tiene descanso!

Esta única carta, escrita cuando Mahler tenía diecinueve años, no solo ilustra el espíritu inminente de la época, el zeitgeist por venir, sino que también detalla con precisión los elementos que se encuentran en todas las once sinfonías de Mahler. Me ocuparé primero de la anticipación del compositor de la angustia vienesa del fin de siècle (fin de la era), a través de su filosofía personal, como se expresa en la carta.

Informe de errores ortográficos

El siguiente texto será enviado a nuestros editores: