Wilhelm Furtwangler (1886-1954) y Arnold Josef Rose (1863-1946).

  • Profesión: Conductor.
  • Residencias: Berlín, Viena.
  • Relación con Mahler: trabajó con Arnold Josef Rose (1863-1946).
  • Correspondencia con Mahler: No.
  • Nacido: 25-01-1886 Berlín, Alemania
  • Fallecimiento: 30-11-1954 Baden-Baden, Germany
  • Enterrado: Heidelberg, Bergfriedhof, Alemania.

Cuando te Arthur Nikisch (1855-1922) (director principal de la Orquesta Filarmónica de Berlín a partir de 1895) murió en 1922, Wilhelm Furtwängler, de 36 años, solicitó convertirse en su sucesor, convenciendo tanto a los miembros de la orquesta como a la dirección. Fue una personalidad musical que se basó en los logros de sus predecesores Hans von Bülow y Nikisch y ayudó a la orquesta a continuar expandiendo su renombre. Como Nikisch, Furtwängler también se consideraba a sí mismo el re-creador de obras. Su técnica de dirección poco convencional era legendaria: requería una gran responsabilidad personal y sensibilidad por parte de los músicos.

Furtwängler convirtió a la Filarmónica de Berlín en su propio instrumento, uno que realizó ingeniosamente sus ideas de interpretación. Beethoven, Brahms y Bruckner fueron los pilares de su repertorio, pero también defendió a compositores contemporáneos como Prokofiev, Stravinsky, Bartók, Schoenberg e Hindemith, no siempre del agrado del público. Y a partir de 1933 aún menos de acuerdo con los deseos de los líderes nacionalsocialistas.

En 1934 las cosas llegaron a un punto crítico: después de que el gobierno de NS prohibiera el estreno mundial de la ópera Mathis der Maler de Hindemith, Furtwängler renunció a su cargo de director principal. Un año después, regresó a la Filarmónica --el que se autodenominaba artista apolítico, que nunca perteneció al NSDAP y que habló en nombre de muchos músicos judíos-- solo como director de los Conciertos Filarmónicos, sin embargo, sin asumir un cargo oficial. Sin embargo, continuó considerando a los músicos de la Filarmónica como “su” orquesta. A diferencia de sus predecesores, ejerció una fuerte influencia en materia artística y organizativa. Después de 1945, a Furtwängler se le prohibió trabajar. Fue absuelto en 1947 en un proceso de desnazificación y dirigió la Filarmónica nuevamente en mayo de ese año. Sin embargo, no recuperó oficialmente el cargo de director principal hasta 1952, dos años antes de morir.

La "orquesta del Reich"

Incluso los éxitos triunfantes con Wilhelm Furtwängler no pudieron mejorar la precaria situación financiera de la Filarmónica de Berlín. En 1933 la orquesta atravesaba una crisis existencial particularmente difícil y solo veía una salida: transformarse en orquesta nacional. La dirección nacionalsocialista asumió voluntariamente la financiación de la famosa orquesta para adornar sus eventos con ellos. Para la orquesta, los años del Tercer Reich fueron un acto de equilibrio entre el cumplimiento de las pautas culturales-políticas e ideológicas y la preservación de la autonomía artística.

Si bien disfrutaban de una posición privilegiada (los músicos estaban exentos del servicio militar), desafiaron repetidamente las presiones artísticas y políticas de los poderes gobernantes nacionalsocialistas. La agencia de conciertos Wolff, una compañía dirigida por judíos e importante socio de la Filarmónica de Berlín desde el principio, no pudo resistir las medidas represivas del régimen y se disolvió en 1935. El 30 de enero de 1944 la Filarmónica fue destruida durante un bombardeo. La orquesta, ahora sin hogar, siguió tocando: particularmente en la Ópera Estatal, en el Admiralspalast, en la Catedral de Berlín. Cuando Alemania se rindió en mayo de 1945, también comenzó una nueva era para la Filarmónica de Berlín.

"Hora cero" y un nuevo comienzo

La vida del concierto se reanudó rápidamente después de que terminó la guerra, a pesar de las difíciles condiciones: la sala tradicional destruida, Furtwängler se prohibió al principio actuar y con un futuro material inseguro. Pero en Leo Borchard, que los había dirigido muchas veces desde 1933, la Filarmónica encontró rápidamente un director para el difícil nuevo comienzo.

La orquesta tocó en varios locales temporales: en cines y centros comunitarios, en Titaniapalast y Admiralspalast, así como en la City Opera. La fructífera cooperación entre Borchard y la Filarmónica terminó repentina y trágicamente cuando un soldado estadounidense disparó accidentalmente y mató al conductor una noche de agosto. Ese fue el momento del joven, desconocido y todavía inexperto director rumano Sergiu Celibidache. Se le encomendó la dirección de la orquesta y demostró ser un “genio con la batuta” que dirigió la Filarmónica de una manera artística tranquila durante los turbulentos años de la posguerra, al principio con la esperanza de suceder a Furtwängler.

Además de esto, una nueva generación joven de directores se convirtió en invitados frecuentes de la orquesta: Georg Solti, Ferenc Fricsay y André Cluytens. Con el paso de los años, la situación material también se remedia. Apoyada inicialmente por el Magistrado del sector americano, la Filarmónica de Berlín se convirtió en una institución municipal en 1949. En el mismo año, ciudadanos berlineses comprometidos fundaron la Sociedad de Amigos de la Filarmónica eV (ahora Amigos de la Filarmónica de Berlín e. V.) con el objetivo de que la orquesta vuelva a tener su propia sala de conciertos.

Si ha encontrado algún error, por favor, avísenos seleccionando ese texto y presionando Ctrl + Enter.

Informe de errores ortográficos

El siguiente texto será enviado a nuestros editores: